Globalizazioa, identitate nazionala, kultura … (eta futbol piskatxo bat) – gazteleraz (gara-2010/06/03)

By • Mar 1st, 2010 • Category: Albistekaria

Gara egunkarian agertutako eritzi artikulu hau dela-ta (sakatu hemen), bakarrik esan lehen zirriborroa zela. Ez da izan, inolaz ere, Gara-ren errua, egilearen partetik nahaste-borraste estupidoa baizik. Orduan norberaren buruarekiko amorrua baretze aldera-edo. hona hemen azken bertsioa. Ez dago aldaketa asko (zuzenketa batzuk, esaldi laburragoak…) baina hobe dago, borobilago.

***

Globalizacion, identidad nacional, cultura … (y un poco de fútbol)

Hace unos meses Nicolas Sarkozy y su Ministro de Inmigración e Identidad Nacional Eric Besson lanzaban un ‘gran debate nacional sobre la identidad francesa’. La pregunta central del debate era: ¿Para usted, en qué consiste ser francés? Y digamos de entrada que para el filósofo francés Alain Badiou desde luego, en nada parecido al “petainismo transcendental” que el Significado de Sarkozy (2005) representa; es decir, otra de esas variantes extremas del nacionalismo radical francés que ya en el siglo XIX Charles-Augustin Saint-Beuve acuñara con el término de ‘chauvinismo transcendental’, y que, bajo su particular pretensión de simbolizar los valores universales de la libertad, la igualdad y la justicia aún vive “en el sueño jacobino de la uniformidad” (Immanuel Wallerstein).

En esta coyuntura histórica (y geo-política), la mayor ironía en todo ese nuevo estilo de hacer “democracia participativa” (consultemos a la nación francesa a ver lo que piensa sobre su identidad) responde tanto al manido miedo escénico a la globalización y sus efectos como a la necesidad subsiguiente de ocultar la inseguridad de una nación encerrada en sí misma bajo distintos pretextos sociales, culturales y políticos supuestamente legítimos: desde la defensa del francés contra la homogeneización americana hasta la exhaltación de los valores laico-republicanos del ciudadano individual contra la amenaza  del comunitarismo etnicista y el fundamentalismo islámico etc. La inseguridad, en suma, de “una gran nación” europea, como diría Slavoj Zizek, a consecuencia y reacción de la cual, claramente, un “sesgo nacionalista es también visible”.

Según Zizek, oímos a menudo la queja de que la globalización amenaza la soberanía de los estados-naciones, y sin embargo, deberíamos matizar esta afirmación: ¿Cúales son las naciones-estado más expuestas a esta amenaza? Pues bien: No se trata tanto de las pequeñas naciones sino más bien de aquellas ex-potencias mundiales, países como el Reino Unido, Alemania y Francia que ocupan ahora posiciones de segunda división en el concierto internacional. Lo que temen es que una vez sumergidos en el nuevo imperio global emergente se verán, o se ven ya reducidos al mismo nivel de países como Austria, Bélgica o incluso Luxemburgo. Por lo tanto, la nivelación de peso entre los países grandes y pequeños debería considerarse como un efecto beneficioso de la globalización. Para Žižek, tras la burla y el desprecio con la que se trató, y aún se trata, a las naciones post-comunistas de la Europa del Este es fácil discernir los contornos de un narcisismo herido: el de las “grandes naciones” de la Unión Europea.

Y en segunda B ¿no es tal vez ese mismo bucle melancólico el que nos informa de la verdadera herida patriótica del narcisismo gran-español? Ese narcisismo defensivo de las ‘grandes’ potencias imperiales del pasado amenazadas en el presente por peligrosos fantasmas sobre-imaginados (terrorismo, fundamentalismo religioso, emigracion ilegal…) puede ayudar a explicar los nuevos impulsos de reafirmación ‘cívica’, ‘constitucional’ y ‘patriótica’ de la identidad nacional qua identidad estatal.

Sin embargo, la objección principal contra esas formas particulares de acaparar la voz de lo universal es bien simple: sabemos que bajo tanta declaración explícita ‘maravillosa’ (a favor de los valores eternos de la libertad, la igualdad y la democracia legalmente constituida etc) se esconden ciertas presuposiciones implícitas dependientes aún de ese pasado imperial ‘glorioso’ (garantía de estabilidad, continuidad, prestigio…). El problema es que, en el mundo globalizado actual, es precísamente de esa forma como funciona también el racismo, de esa forma supremacista no declarada e incluso negada con grandilocuencia benevolente y magmánima, si bien siempre tendente a relegar al otro a ocupar la posición de lo ‘étnico’ y por ende de ‘lo bárbaro’ y ‘lo inculto’ para así negarle la posibilidad de acceder a los valores universales de la libertad y la igualdad en sus propios modos particulares de sostener los principios democráticos en una sociedad tan abierta y moderna como cualquier otra; y ello sin la necesidad  mediadora de una identidad ’superior’  como condición previa y necesaria para disfrutar de un sentido de la ciudadanía en cierto modo más cosmopolita o universalista.

Por lo tanto, el problema es que, a estas alturas de la historia, como también sabemos, y lo saben ellos, que la Edad de Oro imperial pertenece ahora a China, India y / o Estados Unidos, ni el mismo Hegel nos puede condenar a jugar en regional. No es una cuestión de resentimiento cultural. Hoy por hoy, no hace falta ser inglés para leer a Chaucer o Shekaspeare, ni francés para acceder a Racine o Molière, ni español para disfrutar de Góngora y Quevedo. Es más bien una cuestión de cálculo pragmático: Los partidos que se vayan a jugar a partir de ahora los queremos competir con el objetivo claro de subir a las ligas donde se enfrentan Alemania, Austria, Bélgica, Eslovenia, España, Estonia, Francia, Inglaterra, Luxemburgo, la Republica Checa… Nada esenciálmente transcendental. Cuestión simple de oportunidad. Pura contingencia histórica.

Bere ikasketak eta irakaslanak Frantzian, Londresen eta Renon burutu ondoren orain Leeds-eko uniberstitatean ari da Komunikabide eta Soziologia sailen artean multikulturalismoari buruz lanak egiten. Kultura eta identitate erbesteratuak (Nomadologua subalternoak) (Pamiela, 2005) eta Subordinazioaren Kontra (Pamiela, 2008) liburuen egile, Zizek Ikasketak-Nazioarteko Aldizkaria elkektronikoan (IJZS) itzulpen eta edizio lanetan dihardu, Ikasketa Subalterno kolektibotik sortutako Critical Stew proiektoaren kide da eta Lapiko Kritiko euskarazko sailaren suztatzaile.
Email this author | All posts by

Leave a Reply